YOUTUBE VS FACEBOOK

El video online está en expansión. Se estima que para 2017, el vídeo representará un 69% de todo el tráfico online. Más importante aún, el contenido original en vídeo proporciona mayores ingresos. El 71% de empresarios que realizaron vídeos asegura que el contenido audiovisual superó la difusión de otros.

El vídeo nunca ha sido tan fácil de realizar. Unan rápida búsqueda online muestra cientos de aplicaciones gratuitas que pueden convertir tu teléfono móvil en tu propio estudio de edición. En cambio, ¿cómo se puede estar seguro de que tu vídeo genera visualizaciones una vez se ha terminado el trabajo?

¡Fácil! ¿Solo tengo que ponerlo en Youtube?

Subir tu contenido a Youtube es, por descontado, una opción estupenda. Durante años, esta plataforma ha sido sinónimo de vídeo online. De hecho, este portal es uno de los grandes emblemas de la industria online. Cada mes, 1.000 millones de usuarios únicos visitan la página y reproducen 6.000 millones de horas de vídeo. Además, cada minuto se suben 100 horas de contenido. Sin embargo, en estos momentos, Youtube cuenta con la feroz competencia de Facebook.

La opción de vídeo nativo de Facebook (el que se sube a través de la herramienta proporcionada por la propia red social) se ha expandido rápidamente desde su implementación. El año pasado, Facebook contabilizó mil millones de vídeos reproducidos cada día y en noviembre de 2014, por primera vez, el número de marcas colgando vídeos directamente en el servicio de Facebook superó el de marcas que lo hacen en Youtube. Facebook también ha alterado su algoritmo para dar preferencia a la promoción de vídeos subidos directamente a su plataforma en contraposición a los enlaces compartidos desde Youtube.

Fácil! Entonces, ¿solo los colgaré en Facebook?

Dado el rápido éxito de Facebook con el vídeo, es seguro apostar que tu contenido siempre será visto si lo subes a esta red social. Facebook no solo da prioridad al vídeo nativo, también los reproduce automáticamente para asegurarte de que al menos se verán unos pocos segundos de tu obra. Facebook también se presta a la viralidad. Automáticamente, selecciona vídeos que pueden interesar a sus usuarios y los coloca en sus actualizaciones. Mientras tanto, en Youtube es más probable que el usuario tenga que buscar deliberadamente algo que quiera ver.

Sin embargo, el vídeo de Facebook también tiene sus inconvenientes. Aunque las estadísticas de vídeos nativos suelen ser impresionantes, el criterio que se sigue no es el mismo que en Youtube. Facebook contabiliza tres segundos de auto-reproducción como una visita sin importar si el usuario ha decidido activar el sonido o reproducir el resto del vídeo. Mientras tanto, Youtube requiere que se reproduzcan al menos 30 segundos para que se contabilice como visita. De la misma manera, dado que Facebook es una red cerrada, el alcance del  vídeo queda reducido a sus límites. Además, realizar búsquedas aquí no resulta tan sencillo como en Youtube, por lo que los usuarios que busquen contenido específico tendrán más difícil encontrarlo en la popular red social. También merece la pena recordar que mientras Facebook promueve sus propios vídeos, Google promociona los de Youtube.

 

Entonces, ¿Qué plataforma es mejor?

¡Ambas! No te limites a una plataforma. Incrementa tu alcance y recoge los beneficios de ambas. Simplemente recuerda tratar tu vídeo como cualquier otro contenido: adáptalo a tu plataforma, replantea su objetivo, realiza extractos y hazlo fácil de compartir.

Comparte los vídeos de mayor duración en Youtube, una plataforma donde los usuarios están más acostumbrados a ver contenidos audiovisuales largos, y dale un nombre que sea fácilmente localizable para gente en busca de contenidos relacionados con tu sector. Y utiliza el código de inserción de Youtube para colgar tus vídeos en tu página web o en tu blog. De esta forma podrás mantener fácilmente un control de las visualizaciones.

Realiza una versión extractada de tu vídeo para subirlo a Facebook. Dale un comienzo llamativo y, si fuera necesario, no olvides incluir un texto clarificador. Recuerda que los vídeos de Facebook permanecen en silencio hasta que el usuario decide activar el sonido, así que asegúrate de que tu vídeo tiene un gancho que haga que la audiencia quiera escuchar. También puedes usar tu vídeo de Facebook como un “teaser” para el de mayor duración. Así que incluye enlaces al final que guíen al espectador a la versión completa en tu web o en Youtube.

Terminada tu estrategia de distribución, fíjate en los retoques que puede necesitar tu película. Al final, no importa lo bien que has publicitado tu contenido. Si no tiene eco en tu audiencia, no sirve para nada. Hazlo útil, informativo, divertido o emotivo. Recuerda, si de verdad quieres mover tu contenido, asegúrate que éste conmueve a tu audiencia.

 


 



Search article