La Roja, una marca de valor perenne

"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva". Estas palabras pronunciadas por José Saramago se funden con el discurso  que cada aficionado de la selección española de fútbol entona como terapia contra la última debacle mundialista. Sin embargo, esta caída brusca de las nubes en las que se encontraba el fútbol español no sólo ha podido minar la confianza de los seguidores de "La Roja". 

Los principales patrocinadores del conjunto entrenado por Vicente Del Bosque han probado el sabor amargo de una derrota tan poco esperada como negativa para sus imágenes corporativas. 

Y es que el interés de las marcas en cualquier deporte de masas sube y baja al ritmo que sus apadrinados les aseguran un fuerte retorno económico de la inversión, o la identificación del éxito deportivo con su propia imagen. Por ello, tras la decepción de Brasil, patrocinadores como Iberdrola, Cruzcampo, Movistar, Cepsa, Pelayo, Nissan y Guillette podrían sopesar la conveniencia de seguir ligado al equipo nacional. 

Este supuesto desamor de la marca españa tiene antecedentes no muy lejanos en otros países, aunque en otros contextos y bajo una pronunciada presión mediática.

 Los incidentes entre jugadores y cuerpo técnico franceses durante el Mundial de fútbol de Sudáfrica en el año 2010, y su posterior eliminación en la fase de grupos, provocaron que corporaciones como Adidas, Carrefour o Toyota  liderasen una fuga de patrocinadores. 

Más reciente fue el desafortunado comentario racista del dueño de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, que sacudió los cimientos de la NBA y los de algunos de sus patrocinadores. Tras el ruido mediático en contra de Sterling, CarMax, Virgin America y el casino Chumash retiraron con premura su apoyo a la franquicia angelina.

Estos ejemplos denotan la importancia para las marcas de ir de la mano de un proyecto deportivo con posibilidades, para lo bueno y para lo malo. No obstante, en el caso del equipo español no se dan los malos hábitos anteriores. A pesar de no dar la talla en Brasil, lo cierto es que aunar fuerzas con la selección sigue siendo una garantía de éxito.

 Los "10 mandamientos" españoles se han conservado puros. La ética, humildad y juego limpio característico de los pupilos de Del Bosque, unido al gran tirón popular del equipo y a las prometedoras generaciones venideras, mantienen a la selección española de fútbol como un jugoso manjar dentro de las estrategias de comunicación de las empresas. 

Así pues, los grandes nombres empresariales ya aguardan a la próxima gran cita de selecciones nacionales, la Eurocopa de Francia 2016. En este emplazamiento se dirimirá otro episodio del gran duelo de los últimos años, entre la reciente campeona del mundo, Alemania, y la actual de Europa, España. Jugadores y anunciantes ya velan las armas.

*Copyright (Image): El Confidencial


@Pdenche



Search article


prensa tv internet
UNA INVERSIÓN DE ORO
Leer más