Los motores de búsqueda: Aliados del consumidor… y de las marcas

Internet se ha convertido en algo indispensable para los consumidores y, de hecho, nadie diría que uno de sus protagonistas, Google, nació hace solo 20 años. Es sorprendente la rapidez con la que esta tecnología y sus usos han avanzado durante estos años…

En el marco del vigésimo aniversario de Google, Kantar Media analiza, a través de su estudio TGI Market, la evolución del uso de esta herramienta durante el último año. Un período en el que se han producido grandes transformaciones.

Recuerda que, en los inicios de Internet, las conexiones eran lentas y había que elegir el momento y lugar adecuado para conectarse. Además, el acceso era limitado y estaba lejos de tener el impacto que supone actualmente para los consumidores.

Diez años después del nacimiento de Google, la encuesta Target Group Index de Kantar Media relevó que el 49% de la población mundial ya tenía acceso a la red. En 2010, el 82% de la población francesa ya disponía de un ordenador personal, pero más de tres de cada cuatro consumidores aún no podían conectarse a Internet.

 

De la consulta ocasional a un uso intensivo

La conquista del mercado continúa. En 2018, casi la totalidad de la población utiliza Internet (93%), lo que pone de manifiesto no solo el afianzamiento de la infraestructura que se necesita para poder conectarse, sino también un cambio en los hábitos de sus usuarios. El 72% de ellos accede desde el hogar y el 31,5% lo hace desde el trabajo. Mientras que en 2010 menos de la mitad de los franceses (41,5%) accedía a Internet varias veces al día, esta cifra es ahora del 72%.

Actualmente, el 24% de los usuarios pasa más de 30 horas mensuales en Internet y un porcentaje similar (23%) lo utiliza durante más de 20 horas a la semana. Solo el 16% de la población en Francia se considera usuario ocasional, con menos de cinco horas de uso al mes.

 

Un internet móvil

La irrupción de los smartphones ha jugado un papel decisivo en la libertad de acceso a Internet, y más particularmente, en la llegada de los motores de búsqueda. En Francia, la presencia de este nuevo modelo de teléfonos móviles comenzó tímidamente en 2010, cuando afectaba al 23% de la población, antes de “explotar” en la última década. En la actualidad, más de uno de cada dos franceses usa su móvil para servicios online (54%).

El acceso a Internet ha seguido diversificándose. El 54% de los consumidores se conecta a través de su teléfono móvil y el 34,5% lo hace desde una tablet. Incluso la televisión, pese a ser considerado como un medio convencional, se está convirtiendo en una importante plataforma de conexión, ya que el 9% de los consumidores accede a Internet a través de este dispositivo, es decir, seis puntos más que en 2010.

 

El aumento de los distintos usos de la red

En solo una década, ha quedado claro que Internet estaba alterando el comportamiento del consumidor. Su atractivo reside principalmente en la amplia gama de usos que tiene y parece que nunca deja de crecer. En 2018, el 66% de la población francesa lo utiliza para comprar online, y el 61% para la banca.

Sin embargo, en sus primeros años, Internet tenía pocas páginas web y sus recursos estaban limitados a unos pocos servicios. Nuestra transición a un entorno digital se ha desarrollado alrededor de la multiplicación de su contenido y, por lo tanto, en torno a los servicios que han facilitado nuestra navegación por este nuevo “océano” de información. Estas herramientas las conocemos con el nombre de "motores de búsqueda".

 

Google… para todos

Mientras que la conexión a Internet se ha convertido en algo indispensable para los consumidores, ya sea por motivos profesionales, educativos o recreativos, los motores de búsqueda han entrado en nuestras vidas. Ya no tenemos que pensar cuál es la mejor página web para buscar una información concreta, puesto que podemos realizar una consulta por medio de una palabra, una expresión o incluso una pregunta completa en cualquier momento. Como resultado, el porcentaje de personas encuestadas que acuden a Google de manera regular u ocasional ha aumentado del 27% en 2010 a casi el 70% en 2018 (67,5%).

Page Rank, Panda, Penguin, Hummingbird... Google ha trabajado constantemente en su algoritmo para responder cada vez mejor a nuestras preguntas y seguir nuestros patrones de razonamiento, con el fin de convertirse en el motor de búsqueda más popular.

El rango de edad de entre 20 y 24 años es el de los principales asiduos a esta herramienta. En comparación con el promedio de los franceses, estos tienen un 28% más de posibilidades de recurrir con frecuencia al motor de búsqueda (índice: 128). Pero, dada su facilidad de uso, Google se ha convertido en una herramienta transgeneracional: quienes se sitúan por encima de los 55 años representan casi un tercio de los usuarios (31,6%).

 

De la herramienta al punto de contacto: el aumento de la búsqueda como paso previo al consumo

Según el estudio DIMENSION de Kantar Media, los diferentes segmentos de consumidores destacan el éxito de la publicidad insertada como “resultados recomendados por los motores de búsqueda”, una opción integrada percibida en menor grado como “publicidad”.

Los enlaces patrocinados se han convertido en una palanca esencial en las estrategias de marketing de marca y en una de las modalidades de publicidad más habituales en Internet.

Para obtener más información sobre cómo los anunciantes se están vinculando cada vez más a los diferentes canales disponibles con el objetivo de comunicarse mejor con los consumidores, puedes descargar el estudio DIMENSION aquí.

El Barómetro Unificado del Mercado Publicitario, una colaboración entre Kantar Media, IREP y France Pub, ha permitido estimar los ingresos por publicidad “recomendada por los motores de búsqueda” cuyo patrimonio neto en 2017 se sitúa por encima de los 2.000 millones de euros.

El crecimiento de las ganancias en Internet está impulsado en gran medida por los ingresos de estos enlaces patrocinados, lo que supone un 8% más que el año anterior. Todo lo referente a los servicios constituye la categoría más grande de anunciantes en la búsqueda (30%), seguida de distribución (26%) y turismo (16%).

El éxito de los motores de búsqueda como recursos que facilitan la vida diaria del ciudadano respecto a su utilización de Internet es una prueba de lo esencial que es para las marcas comprender los comportamientos de los consumidores, con el fin de ofrecer lo que necesitan de forma más ágil y eficiente.

Uno de los problemas para las marcas no pasa por “descodificar” con precisión la intención que hay detrás de cada búsqueda de usuario. Con la ayuda de la inteligencia artificial y el desarrollo de los asistentes de voz, las marcas deben implantar un método que permita identificar datos de contexto para ir más allá en lo que respecta a la información que pueden llegar a disponer sobre los hábitos de consumo. De esta forma, podrán aportar al consumidor una respuesta cada vez más relevante.

 



Search article


Datos de la fuente TGI
Leer más